Walter bond pide ayuda economica + un escrito antes de ser condenado

Bond pide ayuda debido a su situación dentro de prisión.

Según un comunicado realizado por el propio Walter, dentro de prisión se le da una alimentación vegetariana, no vegana. Él puede complementarla y poder seguir así una dieta vegana, comprando ciertos productos alimenticios dentro de prisión, pero los precios de estos son más altos que en la calle. Asímismo, habla de cómo hacer dos llamadas de 15 minutos a la semana a sus padres le cuesta unos 30 dólares.

En dos partes del texto, Walter comenta lo siguiente:

“Me da vergüenza pedir dinero, de hecho, nunca he tratado de recaudar fondos para los gastos legales de mi caso aunque debería haberlo hecho. (…) He pasado por muchas cosas duras, y he dado lo mejor de mí mismo por los animales. Por favor, ayudadme ahora”.

Si alguien quisiese realizar el envío de un cheque o dinero puede hacerlo en la siguiente dirección:

Elizabeth Tobier
8602 Ft. Hamilton Pkwy. Apt.3D
Brooklyn, New York 11209-5322

Todoslos pagos deben realizarse a nombre de Elizabeth Tobier.

Si queréis hacer una donación on line pinchad aquí.

——————————

Carta de Walter anterior a su reciente condena a 12 años.

Querido ARPS,

Muchas gracias por publicar mi artículo “¿Por qué soy vegano?” en el último boletín! Quería enviar una carta realizada especialmente para el boletín, pero he estado super ocupado (todo lo que ocupado que se puede estar en prisión) con activismo por la liberación animal.

En Colorado fui condenado a 5 años de cárcel por quemar The Sheepskin Factory, una empresa peletera, tras lo cual fui trasladado en un avión por todo el país, me llevaban a Utah. Actualmente estoy en proceso por los otros dos incendios de los que se me acusa y por los cargos de AETA (Nota: Ley federal de USA empleada para criminalizar cualquier tipo de actividad, legal o ilegal, que “interfiera en las actividades” de empresas de explotación animal).

He estado más atareado que nunca escribiendo artículos sobre liberación animal, respondiendo al correo de la gente que se solidariza conmigo y concediendo entrevistas. Aun no está claro que me deparará el futuro y cómo de larga será mi condena final. Aun así, todo eso es secundario si lo comparamos con lo que es realmente importante. La tierra y los animales sufren el peor de los abusos perpetrados por la avaricia humana y la injusticia. Como sus autoproclamados defensores, el bienestar de nuestros hermanos los animales es, o debería ser, nuestro imperativo primordial. Y yo personalmente me siento responsable de dar un ejemplo positivo de continuado activismo incluso si solo puedo continuar luchando con papel y boli. Todavía tengo voz, como la tenemos todos, y la responsabilidad (como todos, también) de usar esa voz por el mayor de los bienes.

En la cárcel del condado en la que estoy ahora y en la que estaré durante los próximos meses, no me permiten recibir el boletín del ARPS (aunque estoy seguro de que sí me dejarán en la siguiente cárcel). Recuerdo que me invadió un sentimiento de camaradería mientras leía uno de los anteriores números. Leer las cartas, los nombres y las direcciones de las cárceles de toda esa gente compasiva y comprometida de todo el mundo me hizo recordar que nunca estoy solo.

Hace poco leí el libro “From Dusk Till Dawn” de Keith Mann. Leyendo todas esas historias acerca de los primeros días y las primeras acciones del Frente de Liberación Animal fue increíble. Cuando pienso en todas esas campañas valientes, que han salvado vidas, en todas las que ha habido, y las que todavía llevan a cabo algunos guerreros de la liberación animal, o los sacrificios de gente mucho mejor que yo, como Barry Horne, me siento al mismo tiempo emocionado y orgulloso de formar parte de este movimiento. También me recuerda que esto no ha terminado. Mientras haya un animal enjaulado, lucharemos por su total liberación. Mientras la Madre Tierra sea vista como una propiedad, como material para uso humano, ¡lucharemos!

No sé si llegaré a ver el día en que llegue la liberación animal por el que luchamos, pero espero que alguien lo haga. Y por la parte que me toca, seguiré luchando por ello de la manera que me sea posible, porque merece la pena.

No por nosotros, si no por otros. Liberación Animal, cueste lo que cueste.

Saludos,
Walter Bond

Fuente: ARPS

———————————————————————————-

las dos notas fueron tomadas de La Cizalla Acrata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.