Atenas, Grecia: Informaciones sobre el seguimiento. Carta de 4 compañeros acusados de atraco

Aunque a lo largo de los últimos años mucha gente nuestra cayó presa, pocas veces lxs compañerxs revelan ciertos detalles respecto al seguimiento y otros métodos policiales que llevaron a su detención. Lo único que se ha publicado aquí en Grecia hasta ahora fue el primer (y puramente informativo) texto de la compañera Olga Ikonomidou.

La siguiente carta fue escrita por 4 compañeros detenidos en finales del Abril pasado y acusados de varios atracos a los bancos. Creyendo que, como resaltan los compañeros mismos, “esperando lo peor nos volvemos cada vez mejores”, presentamos su carta (original en griego está aquí).

Recordamos que estos 4 compañeros, junto con los 4 que fueron detenidos el 1 de Febrero de 2013 (Giannis Mihailidis, Dimitros Politis, Nikos Romanos y Andreas Bourzoukos), están acusados de doble atraco que sucedió este día en la localidad de Velvedo. El juicio por este atraco se celebrará el 29 de Noviembre en la sala judicial del recinto carcelario Koridallos en Atenas.

– – –

Consideramos útil hacer públicas ciertas informaciones sobre el seguimiento policial y, posteriormente, nuestra detención por la Unidad Antiterrorista que sucedió el 30 de Abril de 2013 en la zona de Nea Filadelfia. La mayor parte de estas informaciones es “oficial” y proviene de las actas de acusación de nuestro caso. Tras lectura de estas actas hemos llegado a ciertas conclusiones que mucho más tienen que ver con el conocimiento de los maderos sobre la manera en que nos “movíamos” en la calle que con los métodos del seguimiento directo. Más allá, vamos a añadir un par de palabras sobre algunos demás conocimientos que tenían a su disposición los maderos y que nosotros hemos “descubierto” luego, como también sobre sus tácticas. Este retraso que duró meses se debe a las dudas que tuvimos al considerar que el hecho de hacerlo público puede ser que finalmente ayudará más a los maderos en su trabajo futuro. Sin embargo, después de evaluarlo hemos llegado a la conclusión que más importante sea, aunque fuera tarde, compartir estas informaciones/saberes y eso porque pensamos que es más “correcto” de nuestra parte dejar que precisamente los compañeros interesados sepan sobre el nivel (aunque este fuera más mínimo) de lo que sepa la policía, en lugar de suponer su ignorancia.

Para mucha gente bastantes de las cosas que vamos a describir quizás suenan como obvias, pero estamos seguros de que no es así para todo el mundo. Aquí por supuesto no podemos hacer contra propuestas, sólo advertencias. En ningún caso, sin embargo, no intentamos asustar a nadie respecto a la amplitud de los conocimientos y la dinámica del enemigo, sino decir, a los que “se lo buscan”, lo en que tienen que fijarse cuando toman el camino hacia el cumplimiento de sus deseos rabiosos. La “sombra” que muchas veces cubre los métodos y los movimientos de la Unidad Antiterrorista causa que la gente les sobrevalora, aunque sí es cierto que a pesar de que algunas cosas ocasionalmente salen a la luz muchos otros puntos permanecen ocultos. Los mismos maderos no revelan sus métodos casi nunca. Por otro lado, a pesar de que tenemos que tomar nuestras medidas frente a ellos, un riesgo a nivel individual o de grupo subjetivamente siempre estará allí. De todos modos, en la lucha contra esos mecanismos represivos tan poderosos los errores se cometen y se seguirán cometiendo . Errores que siempre “costarán” más a nosotros, ya que los maderos van a “absorber” sus propios errores. Las movidas hay que evaluar de nuevo y los errores cometidos una vez, simplemente, no deben volver a ocurrir. La experiencia acumulada durante tantos años debe ser estudiada y evaluada, y ya que tendimos a prepararnos para las batallas que ya se han hecho y no para las que vienen, hay que estar atentos y ¡que tengamos suerte!…

Para empezar, hay que decir que el seguimiento “oficial” se inició a las 11:20 de la mañana cuando localizaron a Grigoris Sarafoudis y terminó a las 16:00 con nuestros arrestos en Nea Filadelfia. Tenemos fuertes razones para creer que el seguimiento comenzó justo en ese momento. Y eso porque un poco antes el compañero fue al cibercafé “Palladium” ubicado en calle Solomou 48 en Eksarhia. Básicamente creemos que este café ha sido y sigue siendo bajo vigilancia, ya que nos hemos enterado de que en el pasado varios compañeros saliendo de allí fueron seguidos por policías. Además, uno de razones claves más que nos ayuda determinar con exactitud esta hora es el hecho de que ese mismo compañero, por la mañana del mismo día había hecho un “chequeo” anti-seguimiento y se aseguró de que nadie le está siguiendo. Se trata de una comprobación ordinaria que hicimos frecuentemente y siempre antes de cualquier reunión con compañeros en busca y captura o desconocidos para la policía , para asegurarse si estamos “limpios”. En otras palabras, lo más probable es que el “mal” pasó cuando una persona “limpia” entró en un lugar “sucio” y puesto que, dado un seguimiento anterior, se trata de alguien ya conocido por los de la Unidad Antiterrorista, el compañero fue puesto bajo vigilancia discreta. Su encuentro, sin embargo, unas horas más tarde con dos compañeros prófugos, Argyris Dalios y Fivos Harisis, alertó la U.A. y inmediatamente se dieron órdenes de detención. En las actas de acusación, para justificar el seguimiento los maderos hablan, como siempre, de “una llamada anónima” que les llegó afirmando que Grigoris y otros compañeros del mismo caso “están armados, participaron en atraco de Velvedo y frecuentan la zona de Eksarhia”. Diciéndolo los maderos querían desenredad a este cibercafé que colabora con ellos, por lo que escribieron que al Grigoris le “localizaron por casualidad” en la esquina de Solomos con Patission, ¡es decir 30 metros más abajo del café! Aunque sabemos que esa ridiculez de “llamada anónima” no es más que una mentira, no excluimos la posibilidad de que Grigoris, por un motivo desconocido, ya era considerado como sospechoso y luego entró más concretamente en punto de mira de la Antiterrorista. Después de la visita de Grigoris en este cibercafé “sucio”,la trama continua un poco después y en otra parte de la ciudad con su reunión con el (también “chequeado” y supuestamente “limpio”) compañero Giannis Naxakis Después de esto los dos se fueron en direcciones diferentes, para luego, después de algún tiempo, encontrarse en Nea Filadelfia con los dos compañeros restantes. Y es allí donde un poquito después la historia termina con la intervención de la Unidad Antiterrorista. Sin embargo, durante esas pocas horas entremedio, los compañeros estando bajo seguimiento policial hicieron algunos movimientos que desde el punto de vista jurídico nos pueden ser indiferentes, sin embargo, fueron capaz de “traicionar” a ciertas características conspirativas relacionadas con el modo en que nos movíamos.

Los hechos son así:

1. Durante esas cuatro y algo horas que duró el seguimiento nos vieron pasar por cuatro cibercafés diferentes. Primero fue “Palladium” visitado por Grigoris. El siguiente fue en av.Patission 382, cerca de la estación de metro Ano Patissia y frente al “Everest”: allí Grigoris se reunió con Giannis. Luego los dos se fueron a “GNet” en Maroussi ( Tsaldari 3 con Aristeidou ), mientras que el último cibercafe fue “Bits & Bites” en Nea Filadelfia (Dekelias 138 ), en que se reunieron con Argyris y Fivos. Con estos datos, la policía tiene información bien fundada de que para comunicarse hemos utilizado el internet. Supieron sin duda que íbamos descargando y usando el software Tor Browser Bundle (en breve sacaremos un texto más extenso sobre el funcionamiento y la seguridad del software Tor ), un programa de navegación segura que “remueve” la IP del red mundial de usuarios, así haciendo la navegación más “libre”, ya que IP (que es el elemento que revela la ubicación del usuario) que aparece es siempre otra y proviene de la otra, aleatoria, parte del mundo. Pero a pesar de eso, los hackers de la Policía Griega, según nuestras estimaciones, no son capaces de “desencriptar” nuestra navegación en Tor , ya que no se trata de un problema de decodificación sino hay que desenredar un enorme “ovillo” de IP y encontrar el borde del hilo y esto es un proceso que consume muchísimo tiempo y es extremadamente complejo. En nuestro caso se debe hacerlo precisamente al revés. En general, con el Tor nos sentíamos seguros hasta que supimos que recientemente ( el 6 de Agosto) los hackers de FBI «rompieron» por primera vez muchas páginas de Tor, de este modo logrando arrinconar y arrestar a una gran red mundial de pedófilos, algo que nos despertó algunas preocupaciones respecto a la seguridad de este software. Un error que seguramente hicimos fue descargar el Tor a la computadora del cibercafé, en vez de tenerlo almacenado en el USB que tuvimos encima. Esto, aparte de que se puede ver en la computadora principal de la tienda, teóricamente es posible que, a través de un programa especial, el aviso llegue directamente a la policía, si ellos hicieron de antemano un acuerdo con esta tienda. Ahora, respecto a los cibercafés, nos fue transferida la mala noticia de que en el período transcurrido desde entonces, la gente al salir de varias de esas tiendas (en Eksarhia , Monastiraki, Neos Kosmos , Kallithea) ha sido seguida por secretas, algo que nos dice que ya no serán pocos los cibercafés, por todo Atenas, que están bajo vigilancia. No hay que olvidar que las posibilidades de los maderos son bastante grandes, especialmente si tenemos en cuenta que sólo la DAEEV (Dirección de Afrontamiento de Crímenes Violentos Especiales, es decir la Antiterrorista) emplea a 600 personas , según lo que ellos mismos declararon en el juicio cuando fueron preguntados.

2. Nos habían visto en el bosquecillo Sygrou en Kifissia . Los dos de nosotros (Grigoris y Giannis) nos detuvimos allí antes de ir a Nea Filadelfia, caminamos hasta la parte con instalaciones deportivas y nos quedamos sentados en un banco justo al lado charlando durante un largo tiempo.

Hay que subrayar que a lo largo de todas esas horas que nos iban siguiendo, a pesar de que hicimos unos “chequeos” y, en teoría, pensábamos que estamos “limpios”, en estas pocas miradas reflexivas que lanzamos atrás, más bien por costumbre, no hemos anotado nada particularmente preocupante, mientras que, hay que añadirlo, nos trasladamos utilizando muchos medios de trasporte diferentes (metro, autobús, taxi).

Respecto a cómo trabajan los maderos, a partir del día de nuestra detención nos hemos enterado y habíamos deducido algunas cosas más.

De hecho nos pillaron por sorpresa cuando, unos 80 metros más allá de la cafetería en Nea Filadelfia, dos de nosotros (Grigoris y Giannis) que salieron caminando de allí fueron parados por los maderos de la brigada DIAS. Si esperábamos algo planificado esto sin duda no fueran los DIAS en una intersección central de la zona, sino más bien un otro tipo de “asalto”. Después de que los maderos nos hicieron señal para pararnos y mientras que se nos acercaban a pie, vimos que, unos segundos más tarde, aparecieron también otras fuerzas policiales por allí hasta que, dentro de pocos minutos, nos encontramos arrodeados, algo que nos dice que incluso si estaríamos armados las posibilidades de huir serían pocas. Pero por otro lado, como ya se sabe, en la cafetería misma donde unos minutos más tarde se realizó el asalto policial, su táctica con los DIAS como cebo no les salió con los resultados que querían, ya que una persona se escapó.

Algo de lo que no estábamos muy seguros pero ahora ya lo estamos, es la capacidad que tienen los maderos para comprobar inmediatamente, en cualquier comisaría del país, los datos de una identidad falsa comparándoles, a través de una fotografía, con los datos de su verdadero titular. Giannis, que inicialmente fue llevado a la comisaría de Nea Filadelfia, pudo ver como los maderos introducen en la computadora los datos de su identidad falsa y en la pantalla aparece la foto de su verdadero propietario.

Es importante fijarnos en la diferencia de la táctica empleada por la Unidad Antiterrorista en nuestro caso y en las operaciones anteriores que éste mismo servicio lanzó contra grupos armados (CCF, Lucha Revolucionaria, detenciones del 4 de Diciembre de 2010, detenciones realizadas en Vyronas en inicios del 2011). En todos los casos anteriores, la táctica de los maderos fue siguiente: después de haber analizado de antemano el perfil psicológico y las interacciones que los compañeros prófugos tenían con los “legales”, ponen bajo seguimiento a estos últimos para que les lleven a los primeros, los clandestinos. Por supuesto que el servicio antiterrorista no lleva a cabo unas investigaciones “unidimensionales”, tampoco se va a satisfacer con eso, sin embargo, a través de la experiencia acumulada durante los últimos tres años pudimos anotar que a pesar de las diferencias que hay en cada caso, la parte fundamental de la investigación y sus éxitos radica en el antedicho modelo “sencillo”. Por lo tanto, en los casos anteriores, cuando el DAEEV “descubría” a los compañeros prófugos, nunca intentó de arrestarles inmediatamente, sino al contrario: les iba siguiendo durante varios días con el objetivo de una parte encontrar “pisos francos” y las armas de los compañeros y de otra parte el círculo de gente con que están en contacto. Los ejemplos son característicos: en el caso de los compañeros detenidos en Pireas y Nea Smyrini el seguimiento, según los documentos oficiales incluidos en las actas de acusación, duró 17 días. Durante 9 días, respectivamente, fueron observadas las casas en Vyronas y Tavros en que se alojaban los compañeros de Tesalónica como también la casa en Volos en que vivían los miembros de O.R. CCF. En nuestro caso, sin embargo, la Unidad Antiterrorista ha optado por arrestarnos directamente en vez de seguirnos y eso por dos razones. La primera y más importante razón es que en el pasado muchos compañeros (entre ellos también algunos de nosotros) se habían salvado de las operaciones antiterroristas gracias a los métodos de anti-seguimiento que emplearon. Los maderos perdían su rastro o ya sea les “dejaban ir” para no revelar la operación entera. La segunda razón es que, dado los métodos modernos de represión (ver pruebas de ADN), los maderos están ahora más seguros que acabaremos encarcelados y condenados, incluso sin “pisos francos”, “armas”, etc.

Terminando, la conclusión que sacamos es que el enemigo se adapta rápidamente a las condiciones y está evolucionando constantemente, pero también muchas veces él mismo está de hecho creando las condiciones en que pueda tener la mano encima. De nuestra parte, no podemos quedarnos usando las recetas “bien probadas y exitosas” del pasado, sino tenemos que mirar siempre hacia adelante y estar lo que se dice “un paso por delante de ellos”. Esperando lo peor nos volvemos cada vez mejores. Además, con este texto aspiramos que la acción evolucione tras compartir las experiencias. Creemos que este tipo de comunicación es necesaria, incluso si sucede de esta manera (el contacto directo entre las partes interesadas es imposible y peligroso), y generalmente tiene mucho sentido que los procesados y la gente presa saque esas informaciones hacia fuera. Las cosas que el enemigo también conoce, estaría bien si no se queden sólo entre nuestros círculos, desde el momento en que se “enfocan” en lo que el enemigo sabe y por esto nos pueden ser útiles. Por supuesto habrá casos en que cierta información se queda oculta, como parte de la estrategia, de un plan, de un nuevo ataque por sorpresa lanzado en la cara del enemigo.

Encarcelados por el caso de Nea Filadelfia:
Dalios Argyris
Harisis Fivos
Naxakis Giannis
Sarafoudis Grigoris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.