Actualización del nuevo juicio contra la CCF (Grecia)

Última actualización fue publicada aquí:

A continuación presentamos la carta escrita por 3 anarquistas presos actualmente juzgados en el mismo juicio y que niegan la pertenencia a la CCF (Kostas Sakkas, Giorgos Karagiannidis y Aleksandros Mitrousias). Lo que revelan en su texto respecto a las relaciones intimas entre el mundo político, periodístico y policial es claramente sólo un ejemplo, aunque sí bastante indicativo. Hemos recortado una pequeña parte del texto, porque se refiere a personajes políticos y mediáticos desconocidos fuera de Grecia y puede resultar muy aburrido para la gente de fuera.

Miércoles, 6 de Marzo (sesión 32)

El testigo fundamental para la acusación, el jefe de la Unidad Antiterrorista que personalmente había organizado y coordinado la operación represiva que terminó con el asalto de las fuerzas especiales (EKAM) a la casa en Volos que ha sido el escondite de la Conspiración, fue ausente. El juicio se suspendió hasta el13 de Marzo.

Miércoles, 13 de Marzo (sesión 33)

Se presentó el jefe de la Unidad Antiterrorista. Dijo que está al servicio de la Antiterrorista desde muchísimos años y por esto tiene gran experiencia respecto a los casos como éste. Mencionó específicamente de haber sido el jefe operativo de las tres operaciones dirigidas contra la CCF: el asalto de EKAM a la casa en Volos en Marzo de 2011, los arrestos por tenencia de armas realizados en Diciembre de 2010 en municipios de Nea Smyrni y Pireos y el arresto del Tasos Theofilou acusado de un atraco al banco en isla de Paros en Agosto de 2012. Respondiendo a las cuestiones del tribunal y de la defensa dijo que la Conspiración de Células del Fuego es una organización que pertenece, como afirma la misma, al ámbito anarquista. En los inicios de su actividad (Enero de 2008) la Conspiración estaba en punto de mira de la Seguridad del Estado y a la continuación, después de colocar 4 improvisados artefactos incendiario-explosivos en 4 “templos sagrados” (iglesias), fue investigada por la Unidad Antiterrorista. El policía declaró que la Conspiración de Células del Fuego es exactamente esto que dice su nombre: una red de células que actúan de manera autónoma. Dijo: “quien está de acuerdo con los valores de la Conspiración puede apropiarse de ese nombre y tomar parte en su red”. Según el jefe de la Unidad Antiterrorista lxs 9 compañerxs que asumieron (“algo que habla en su honor” como específicamente mencionó) la participación en la CCF constituyen el núcleo duro. Además añadió que “la CCF es organización-madre de las demás células”. “Tanto en sus actos como en sus textos son bien concretos y muy claros” siguió. Además dijo que “se trata de unas personas que no se esconden detrás de eso de “la criminalización de las relaciones de amistad” sino se declaran como no arrepentidos guerrilleros urbanos”. Continuó contando que en el momento en que fue localizado el coche en que se movían dos compañerxs de la Conspiración lxs cualxs no estaban en busca y captura (Olga Ikonomidou y Giorgos Polydoros), la Unidad Antiterrorista (en que trabajan más o menos 600 personas) se puso en alerta. Decenas de agentes participaron en los seguimientos, alternándose constantemente para no despertar sospechas. Luego, el oficial subrayó que lxs compañerxs de la CCF durante todo el tiempo iban tomando medidas de anti-seguimiento (continuamente cambiaban medios del transporte, se dirigían a sus citas cada unx por separado pero teniendo apoyo en la acera enfrente, siempre miraban detrás suyo, no utilizaban los móviles, etc.) y por esto bastantes veces la Unidad Antiterrorista perdía su rastro. Declaró que la Unidad se cuidó muchísimo para evitar cualquier enfrentamiento armado durante los seguimientos y que por esto no había intervenido inmediatamente sino llamó las fuerzas de EKAM que finalmente hicieron el asalto.

El jefe de la Antiterrorista decía una y otra vez que el coche “sospechoso” fue localizado “por casualidad”, ya que todo supuestamente empezó con una llamada telefónica anónima en que un hombre reveló que los tres prófugos miembros de la Conspiración se están quedando en Volos y que dos otrxs personxs con el coche en cuestión les están visitando. Es bien conocida la táctica de la Unidad Antiterrorista de mencionar las supuestas “llamadas anónimas”. Lo hacen para guardar secreto su modus operandi utilizado para descubrir lxs compañerxs de la guerrilla urbana anarquista. Pero, como lo dijo uno de los compañerxs de la CCF dirigiéndose al jefe de la Antiterrorista: “esta vez ustedes han tenido suerte y nos detuvieron, la siguiente vez la suerte será con nosotrxs”. El juicio se suspendió hasta el 21 de Marzo.

Con ocasión de las declaraciones del testigo de la Unidad Antiterrorista Elefterios Hardalias en los juzgados de Koridallos

¿Qué tienen en común uno que atracó un local de apuestas, uno que fue detenido por tenencia y tráfico de pornografía infantil, un grupo de cazadores del oro y antigüedades cuyas actividades fueron descubiertos durante la investigación relacionada con el asesinato de un empresario, un grupo de matones que “ofrecían la protección” a los locales nocturnos de la ciudad de Halkida y uno que está responsable de divulgar a la prensa una lista extremamente confidencial y relacionada con terrorismo y además está involucrado en el escándalo financiero del monasterio Vatopedi?

Son los que sirviendo en la Unidad Antiterrorista y en EKAM están salvando la sociedad entera del crimen y del terrorismo.

Son los más incorruptos de los incorruptos, los elegidos de los elegidos.

Los que, con el orden del primer ministro, se encargaron de “quitar las capuchas”. *

Los que en nombre de la seguridad día tras día siguen miles de personas, intervienen sus llamadas telefónicas, fichándoles en unas listas de sospechosos y poniéndoles bajo diferentes grados de vigilancia como les da la gana.

Son los que en nombre de la ley, a veces inventan y a veces ocultan pruebas, según que les conviene. Los que, como se ha comprobado, tras presionar a los testigos manejan los reconocimientos de sospechosos para que el caso “salga bien”. Los que secuestran, torturan y golpean, pisando sobre los derechos legales de esa misma civilización burguesa la cual, se supone, están protegiendo.

En los próximos tiempos en el juicio que se desarrolla actualmente y en que se juzgan los casos del envío de paquetes incendiarios, del arrestos en Volos relacionados con la O.R.CCF, del enfrentamiento en Pefki durante cual fue detenido el anarquista revolucionario Theofilos Mavropoulos y el caso por el cual seamos juzgados nosotros (las detenciones del 4 de Diciembre de 2010), va a declarar el más fundamental de los testigos de acusación.

¿Quién es, sin embargo, ese falso testigo? Falso porque se trata de alguien así, ya que en la declaración que hizo en la anterior sesión del juicio las cosas que declaró eran tan pocas y tan vagas—a pesar de que él mismo afirmaba de ser testigo presencial—que cualquiera podría darse cuenta que su presencia en las operaciones si no ha sido nula por lo menos fue escasa.

Si uno, plausiblemente, se va a preguntar porque no mandaron a declarar a los policías que sí estaban presentes en las operaciones, significa que nunca antes había observado semejantes juicios, porque en otro caso supiera que hay pocos maderos que logran hacer una declaración sin “meter la pata”. Además, los que asistieron a la audiencia del 6 de Marzo saben que si hay algo incuestionable respecto a ese testigo en concreto esta sea su capacidad expeditiva y su experiencia en jugar el papel de “testigo fijo”.
Se llama Elefterios Hardalias y sirve en la Unidad Antiterrorista. Es el jefe de la Tercera Oficina de Información de la Primera Sección (encargada del terrorismo nacional) de la Dirección de Afrontamiento de Crímenes Violentos Especiales (DAEEV). Según unos bien comprobados fuentes periodísticos, en este mismo momento está esperando al juicio, después que sus propios servicios le despidieron y le abrieron un proceso penal, acusándole de haber entregado al diario “To Vima” una lista señalada como confidencial, una lista que contiene 82 nombres de periodistas, empresarios y jueces que  según la policía constituyen “posibles blancos para los terroristas” y que fue publicada el 11 de Marzo de 2009 en el dicho diario.

Un poco después, la investigación puesta en marcha con el orden del fiscal Kiriakos Karoutsos “llevó a la conclusión, que el documento publicado en el diario ha sido enviado desde el fax del jefe de la Primera Sección, que era entonces Hardalias. Desde luego, ha sido copiado en la fotocopiadora y luego corregido a mano con carácter de escritura correspondiente a Hardalias.”

Después de las elecciones del 2009 y el cambio de gobierno, el entonces ministro de Orden Público, M.Chrisochoidis, restablece Hardalias en los servicios antiterroristas, a pesar de que este último tiene un juicio pendiente. Y en el Diciembre del mismo año, dos días después del aniversario del asesinato de Grigoropoulos, en una rueda de prensa que abarca el tema del “exitoso afrontamiento de los disturbios”, el ministro desde luego menciona específicamente a ese “perjuro policía” y en un intento de rehabilitarle lanza amenazas contra todos los supuestos “intrigantes”. ¿Acaso Hardalias es el “hijo” querido de un ministro o quizá del gobierno entero?

Volvemos un poco atrás. El 13 de Marzo de 2009 ese policía de la Unidad Antiterrorista está declarando frente a sus colegas encargados de asuntos internos. A la cuestión si conoce al redactor del reportaje (Kostas Hadzidis) en que fue publicada la lista en cuestión, Hardalias dice que en la reunión que tuvieron (y que fue organizada gracias a Athanasios Katerinopoulos, pues un madero-sindicalista y candidato al parlamentario con el PASOK y ahora un oficial jubilado), el periodista le propuso de hacer mediación para que la Stamatina Madeli (suegra de Hardalias y a la vez directora de la sección de terrenos civiles del Ministerio de Agricultura, una de los acusados en el escándalo financiero del monasterio de Vatopedi) entre en el contacto con los parlamentarios de PASOK que fueron miembros de la comisión que escudriñaba el caso. Igualmente considerable es el hecho que Hadzidis, aparte de ser periodista ha sido también el encargado de comunicaciones en Instituto de Estudios Estratégicos y del Desarrollo creado por Papandreu.

(…)

Si publicamos esa “especie de denuncia” no es porque se trata de un caso aislado pero tampoco porque se trata de algo que, naturalmente, va contra sus leyes. Justo al contrario: en nuestra opinión es la naturaleza misma del Poder la que engendra a esa corrupción. Los aparatos represivos y el Poder económico-política, dada su naturaleza, están tan cercanos entre sí que uno refleja el podredumbre del otro y eso porque luchan en el mismo bando y muchas veces sus límites resultan indistinguibles. Se sabe que los que asumieron el deber “sagrado” de la protección del ciudadano son portadores de la corrupción, aprovechándose de la fuerza que les da la ley. La seguridad, ya sea externa o interna, siempre ha sido y será un argumento “fuerte” que tiene el Poder cuando habla sobre la necesidad que exista el Estado y sobre todo lo que estaría en juego si éste último no existiera.

La divulgación y publicación de tales incidentes, siempre causa dolor de cabeza a los gobiernos del turno por una simple razón que así se pone en juego la confianza que tenga la sociedad en aquellos que están encargados de su supuesta seguridad. Especialmente en el período en que vivimos, cuando la paz social  es indudablemente muy frágil dado el carácter totalitario y autárquico de la política como lo aplican los poderosos y los soberanos, pero también dados los procesos históricos que se están desarrollando en la sociedad misma respecto a esta política, está claro que lo último que quieren ahora los que están en el gobierno y los que pertenecen a ese “servicio de los servicios” de DAEEV es ver destapados ese tipo de casos.

Consideramos que nosotros por nuestra parte no les debemos dejar en silencio a este tipo de cosas,  actuando en nombre de alguna supuesta “pureza ideológica” que no quiere nada más que formular unos posicionamientos y menciones muy generales sobre “el Estado y sus mecanismos”.

Kostas Sakkas
Giorgos Karagiannidis
Aleksandros Mitrousias

10/03/2013
Cárcel de Koridallos

*Hace algún tiempo el primer ministro había afirmado que “a los encapuchados les vamos a quitar las capuchas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.