“DESDE BOLIVIA.SOLIDARIDAD CON HENRY”

Lxs constructorxs de prisiones

 Sobre la situación en Bolivia

Solidaridad con Henry

 
Dentro de la lucha anticarcelaria, principio fundamental de la lucha antiautoritaria, anarquista y por supuesto libertaria, es necesario analizar el rol que cumplen dentro del sistema penitenciario quienes colaboran con la construcción de más prisiones a través de la delación. El debate ha sido abierto ya en comunicados anteriores pero el tema da para más y el caso boliviano ofrece, lamentablemente, demasiados insumos para analizar el rol fundamental que cumple la delación en el sistema de dominación-represión-castigo y en la permanencia de las prisiones.

 Las cartas, los comunicados y también las interacciones en las redes sociales, muestran que en Bolivia, la delación es el arma más efectiva contra la rebeldía, usada a conveniencia y, hasta ahora parecía no tener censura ni crítica alguna. Este análisis se desmarca de esa complacencia sumisa con la delación, de esas complicidades de todxs los que callan frente a tantas traiciones. Con este análisis buscamos colaborar para que se entienda la situación en Bolivia dentro de la lucha por la liberación total y amargamente tenemos que hacerlo identificando enemigxs dentro de nuestrxs propios círculos.

 En un principio, parecía haber una unidad que repudiaba las delaciones de lxs plataformistas que fueron la avanzada en la traición. Pero hoy en día la situación se complejiza. Después de tener que leer preguntas tales como ¿porque debería callar? Y ¿Quién se pone en el lugar de lxs presxs?, tenemos que ver que las mismas personas que condenaban a la plataforma por su delación, son las mismas que aplauden nuevas delaciones, demostrando claramente que la delación es censurada solo cuando afecta a sus círculos de amigxs, mas no es repudiada como una actitud indigna en sí misma. Y, finalmente tenemos que entender que existen delaciones inintencionales, algo así como sin querer queriendo.

 En todxs los casos, estamos delante de “defensas” bajo la vieja estrategia de salvarse unx a cambio de otrxs, de desligarse de las responsabilidades de unx mismx, dejando que nuestras vidas pertenezcan al Estado, a los abogadxs, al sistema. Si bien es cierto que lxs presos son vulneradxs justamente en esto, pues deben ceder su defensa a un representante avalado por el poder, también es cierto que existe una plena consciencia a la hora de firmar una declaración y también a la hora de recuperar nuestras vidas de estas imposiciones. Si estamos contra el poder pues se lucha por lxs compas, no se lxs abandona ni mucho menos se sostienen las declaraciones en su contra ni se piden audiencias para declarar en contra de cuantxs se olvido mencionar.

 Pero ha sucedido algo que merece aun mayor análisis en estas tierras: la participación de tercerxs en la delación. Resulta sorprendente, que Virginia Ayllón, anarquista antigua y significativa para el entorno boliviano, sin estar implicada en el caso, se haga cargo de la indigna tarea de pedir públicamente el encarcelamiento de más compañerxs. La carta escrita por Virginia Ayllon es el ejemplo más repudiable de la traición, porque ni presionada por la prisión, ni presionada por la tortura, se da a la tarea de acusar y pedir la cabeza de lxs responsables de los sabotajes en la actitud más policial que se haya registrado en la historia de las traiciones. Su carta plagada de alusiones a una vida artística, inocente y pasiva, deja en claro el rol inocuo que asume en relación al poder y al sistema de dominación. Sus alusiones a la responsabilidad dejan en claro que para ella atacar al poder tiene como responsabilidad consecuente la prisión. Por lo tanto toda su carta es una oda al sistema penitenciario. Aun cuando ella no se encuentra secuestrada, parece querer congraciarse alegremente con la policía colaborando activamente con este aparato represor. ¿Habrá prueba más fuerte de su servilismo al poder? Ella no ha traicionado solamente a lxs anarquistas sino a la mismísima anarquía y a la liberación total. Esta traidora levanta descaradamente paredes enteras para el sistema penitenciario, superando de lejos los ladrillos puestos por el resto de lxs delatorxs.

 Al colaborar así con el sistema carcelario, estxs traidorxs, condenan al compa que guarda silencio. Lo condenan porque está claro que él es el único que no colaborará con el poder, motivo suficiente para que la represión de ensañe con él, o para que lo presione a decaer en la vorágine de la delación, sin importar que no tiene nada que ver con las acciones directas. Por lo tanto, esta delación descarada ataca toda postura anarquista, antiautoritaria y libertaria colaborando solamente con la criminalización de las protestas y la rebeldía, que dicen defender. No admitimos ingenuidad en estas contradicciones. Todxs lxs delatores han formado parte de círculos libertarios y anarquistas hace ya varios años, décadas en el caso de Ayllon, por lo tanto son plenamente conscientes de lo que supone una delación y una traición.

 Para nosotrxs, cada nueva palabra en contra de unx compañerx supone un granito de arena en la construcción de más prisiones. La traición a la lucha por la liberación total por la anarquía y por un mínimo de rechazo a la dominación, no puede pasar por alto. Si hemos de ser durxs con el poder y con la autoridad, pues hemos de ser más durxs e implacables con quienes dicen compartir nuestra lucha. No podemos luchar contra algo y desentendernos de esa lucha al interior de nuestros grupos. No se puede avalar la hipocresía. Por lo tanto, no podemos permanecer impávidxs observando que dentro de los círculos libertario-anarquistas de Bolivia, existan personas que colaboran activamente en la permanencia y vigencia del sistema carcelario. De ahí que para nosotrxs es urgente analizar este caso para ser aún más agudxs en la lucha anticarcelaria y por la liberación total.

 Desde nuestra posición anarquista, activa y desmarcada totalmente de esxs traidorxs, no toleramos que hablen en nombre de la libertad bajo estas actitudes delatoras. No toleramos que se digan libertarixs mientras atacan al único consecuente con su discurso, mientras colaboran con la policía. También queremos responder  a algunas preguntas, que para nosotrxs tenían respuestas obvias, pero al parecer para esta gente estos valores han sido olvidados. Una persona digna calla y no delata, mucho menos si se autoproclama libertaria o anarquista, porque hay una convicción en la libertad y no solo en la propia, sino en la de todxs.

 Todxs lxs que dentro y fuera de las prisiones hemos hecho algo: sacar un comunicado, un afiche, rayar una pared, mandar dinero, cartas, libros, ropa, organizar cenas, almuerzos, conciertos, o simplemente gritar clamando por su libertad. Todxs lxs que en varias partes del globo han levantado lxs nombres de quienes consideran compañerxs se han puesto en el lugar de todxs lxs presxs y por ellxs es que se ha entablado una lucha a muerte contra el sistema. Pues bien, todxs nos sentimxs decepcionadxs cuando unx guerrerx decae y el poder triunfa a través de su delación y más aun cuando defienden abierta y públicamente esta actitud. Por eso, por todos los esfuerzos por lxs “compañerxs” presxs, es que ahora nos pronunciamos repudiando sus delaciones, su apego a ellas según su conveniencia, y su complicidad callándose ante estas infamias, esto en relación a que ningún colectivo se ha pronunciado contra ellas.

 En la vida de cualquier persona, y sobretodo en la vida de quien se autoproclame anarquista y libertarix, existen momentos que ponen a prueba una especie de ética con la vida y con el poder. Así vamos asumiendo los roles que estamos dispuestxs a seguir dentro de las jerarquías que pretenden imponernos las estructuras de dominación que gobiernan la sociedad Y existe un instinto básico que te dice que no entregues a nadie. Como existe un instinto en salvarle la vida a alguien, como existe un instinto en proteger a un ser amado, a unx compañerx. Si ese instinto se transforma en un instinto que hace obedecer al poder y a la autoridad, aún a costa de entregar a otrxs, no queda nada de libertario ni anárquico en sus vidas.

 Las delaciones en Bolivia nos hacen ver la sumisión que algunxs de lxs que se autoproclaman libertarixs y-o anarquistas asumen frente al poder. Por lo tanto no están en la lucha libertaria ni anarquista, mucho menos en la lucha anticarcelaria, sino en el bando opuesto. Para nosotrxs existe un quiebre absoluto con este tipo de personas a quienes consideramos infiltradas en la lucha contra el poder. Llama también la atención el escaso o nulo pronunciamiento de las células de acción directa. Quienes al parecer han optado por un silencio mientras que debían gritar, en tanto que quienes debían callar han gritado absurdamente.

 Se puede interpretar el caso boliviano aun más, y es necesario hacerlo, pues creemos que conviene ir poniendo sobre el tapete la realidad política de este lugar porque a todas luces existe un guerrero que la está peleando solo, porque es necesario tratar de entender porque la gente en Bolivia es tan tolerante a la traición.

 Y sin embargo, en medio de tanta inmundicia, el sol de la anarquía brilla aún. Brilla en el hueco negro del muro, en el  ladrillo que se niega a ser parte del muro de la prisión y por el contrario es lanzado contra el poder. Es el ladrillo con el cual nunca colaboró Henry. Su entereza y convicción, nos hace ver que en Bolivia la dignidad anárquica está recayendo pesadamente en los hombros de una sola persona, y esta es una razón muy fuerte para alzar los brazos y solidarizar con el compañero que permanece irreductible en medio de tanta carroña.

 No es casual que siendo antiespecista, comprenda mejor que el resto, el verdadero rol de las jaulas para la dominación total y sea el único que mantiene una posición anticarcelaria y por lo tanto anarquista y libertaria.

 Enfrentarse  a que los “emblemas” del movimiento libertario cometan tal traición a la anarquía es ya un trago amargo, compartimos que Henry debe tragarse amargamente esta realidad y aún más la traición de quienes compartieron secuestro con él y no han dudado en entregarlo al poder a cambio de su propia libertad, aprovechándose de su posición consecuente. Esa amargura compañero, no la vivirás solo. Aquí estamos lxs que asumimos la anarquía en nuestras vidas y cada dia. Lxs que creemos en la libertad para todxs. Lxs que luchamos contra toda autoridad, algunxs locxs que no claudican, que sin mucho protagonismo van a darte la mano, sin que lo notes quizás….

  A la bestia indomable. Al irreductible, al compañero Henry, Libertad!

 Anarquistas por la solidaridad con Henry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.