B$. A$.: Amigxs de la tierra asume la quema de varios autos de lujo

La sociedad moderna está siendo manipulada por la clase política de un modo excepcional, jamás se llegó a un grado tan alto de aceptación como el que hoy en día lo hacen los ciudadanos ante los preceptos emanados por los gobernantes y los poderosos que dominan el mundo. Ya que por medio del terror de Estado ha quedado demostrado que la rebelión es castigada con cárcel, tortura, asesinato o desaparición, los súbditos no dan muestras de querer cambiar algo hasta que un movimiento de masas les asegure la poca libertad que tienen hasta el momento. Casi nadie ya se sorprende por el control que ejercen los gobernantes sobre la población poniendo cámaras de vigilancia en todas las esquinas transitadas de la ciudad porque han sido convencidos que es necesario el “mal menor” de la restricción de movimiento antes que el “mal mayor” que podría causar para el orden existente la posibilidad de elegir por dónde cada cual puede moverse y para qué.

 Todo esto no es nada comparado con la violencia cotidiana de tener que tolerar las imposiciones de quien tiene el poder y el derecho de decidir sobre nuestras vidas. Para quien no esté conforme con lo que ha obtenido a través del contrato social se le ofrecen productos que lo lleven a la distracción de los asuntos importantes de la vida tales como cuentos, sustancias químicas y/o tecnología. Una de ellas es la comodidad que venden las empresas para hacer los trabajos que estamos obligados de manera que la eficacia y la eficiencia prevalezcan en la producción de los bienes. Luego, la mayoría de los problemas se agravan por las mismas causas que intentaron disfrazar con una seudo solución o solución temporaria.

 Nuestro propósito puede ser político como también social visto desde un horizonte lejano y vacío donde se encuentran los frentes que hacen de la lucha un sacrificio por la causa de algún pueblo o en nombre de una libertad delimitada por la civilización que los educó, pero no lo es. Claro que nuestra declaración de principios puede constituir una proposición generalizada a tomar en cuenta por la sociedad, pero no nos interesa. Dada como está la situación y viendo el camino que toman las personas, no confiamos en un cambio profundo y radical, de hecho estamos más convencidos de que todo se encamina a la destrucción irremediable de la Tierra.

 Y eso que somos optimistas, si no estaríamos creyendo en fábulas y resignándonos en algún lugar que nos haga olvidar las penurias de este sistema. Sin embargo pensamos en que existe una posibilidad de reacción ante los embates de la imbecilidad humana actual, y ella consiste en la acción directa contra la autoridad en todas sus formas. Así como está el policía que justifica su posición y su accionar mediante la necesidad de conseguir dinero para darle de comer a sus hijos, el burgués no hace más que inventar fundamentos y dar excusas que avalen su vida miserable a costa del esfuerzo de otro trabajador. Y yendo mas abajo en la escala social nos encontramos con el simple ser humano que modestamente reproduce esos modales de la vida moderna por costumbre, tradición y por incluirse socialmente en este mundo podrido.

 Siguiendo el interés individual de unos pocos descontrolados que en muchas partes de ésta ciudad no quieren seguir al rebaño de la gente común, damos por enterados a todos los que se toman el tiempo de leer nuestras palabras, que los ataques incendiarios a automóviles, especialmente los que mejores condiciones presentan, se siguen sucediendo sin cesar. Para nombrar solo algunas acciones asumimos la responsabilidad por la quema de una camioneta de lujo ubicada en Carbajal y Heredia en Villa Ortúzar, otra en Empedrado y Bolivia en Villa del Parque, y una más en el pasaje Mónaco y Marcos Paz en Villa Devoto, como también el auto de lujo en Simbrón y Argerich en la zona tan custodiada por la seguridad privada de ese Villa del Parque y el Mercedes Benz de Pedro Lozano y Bahía Blanca en Villa Devoto.

 El compromiso asumido es con nuestras propias ideas de libertad que manifestamos con los hechos en defensa de la Tierra y atacando los instrumentos que hacen posible el desarrollo de la producción de este sistema de trabajadores manuales e intelectuales. Y hablando del trabajo, y teniendo en cuenta que el mismo proviene de la esclavitud, somos concientes que en diferentes niveles de privilegios todos los partícipes de este sistema son esclavos quieran o no serlo de él, porque de cualquier modo están siendo perjudicados, tarde o temprano, al destruir el lugar donde viven.

 Consideramos oportuna la conformación de una Federación Anarquista Informal para lograr una comunicación entre compañeros y no un frente ya que cualquier persona el día de mañana puede cambiar y tomar el control de su propia vida respetando a los demás como quisiera ser respetado ella por los demás en las mismas condiciones.

 Amigxs de la Tierra / Federación Anarquista Informal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.