UK: Carta del compañero Huw “Badger” Norfolk desde la clandestinidad

21 de octubre, 2011

Durante los masivos disturbios de agosto hubo una acción de una ventana rota contra las oficinas de un periódico de extrema derecha en Bristol, por lo que la policía buscaba a un sospechoso a partir de las pruebas de ADN reportadas. Esto dio lugar a un allanamiento de un espacio okupa local. Los policías no encontraron a quien buscaban, Huw ‘Badger’ Norfolk, pero hicieron una investigación política, e incautaron computadoras, teléfonos, papeles. El periódico, que, naturalmente, tenían sus periodistas presentes en la redada, trató de jugar un papel clave en las operaciones locales de represión de la policía, exactamente igual que cualquier otro periódico en el país. Todos ellos justificaban el asesinato policial de Mark Duggan y excusaban la brutalidad diaria y el comportamiento repugnante de la policía, imprimiendo fotografías de los sospechosos y propagando odio y venganza, etc. El periódico, conocido como el “Evening Post” es un diario muy típico de propiedad de Northcliffe Media (anteriormente Northcliffe Newspapers Group), es una gran editorial de periódicos regionales en el Reino Unido y Europa Central y Oriental, de propiedad de Daily Mail y General Trust. En el Reino Unido, opera en más de 30 centros editoriales, y también cuenta con 18 títulos diarios.

Primer comunicado, octubre 2011

Una carta abierta a quien le interese,

Han pasado dos meses desde la ejecución policial de Mark Duggan que inclinó la balanza ya frágil del poder en el Reino Unido, desbloqueando una orgía de desafío a través de esta isla. Un pozo de frustraciones, finalmente se desbordó y el sistema quedó tambaleando por una determina insurrección de una amplia gama de personas. Después de estos días y noches de desvergonzados ataques en Bristol (como en otros lugares) una casa fue allanada dentro de una orquestada escena de la policía y los medios de comunicación como parte de su operación de venganza por los golpes que han recibido en el levantamiento – se van sin el rehén que buscaban, pero estoy consciente de su metedura de pata que estoy en su lista de buscados.

Dos meses han pasado ya de una evasión exitosa, y mientras tanto los vientos de la insurgencia aún soplan en muchos pueblos y momentos – de hecho, en muchos ellos comenzaron antes de este verano. También ha habido al menos dos muertes más en las manos de la ley sólo en agosto…

Mi decisión es no cumplir con mi persecución judicial, y saludo a D.C.I Will White y a los de su clase leyendo esto, por los nombres que son conocidos aquí y en todas partes en diferentes palabras y lenguas: POLICIAS – CERDOS – ASESINOS.

Yo soy uno de aquellos que simplemente no puede y no soportará las condiciones sociales, económicas, morales, psicológicas y físicas, no fabricadas por nosotros aunque hayamos nacido en este punto de la historia. Nunca fui persuadido en decorar las paredes de mi celda con los certificados de examen, ascensos en el trabajo, premios deportivos, símbolos de status tomados de los ricos por nuestro trabajo. Maldigo a los que se venden tan barato para comprar sueños tan faltos de imaginación a expensas de la posibilidad de una libertad verdadera de su propia creación. Desde temprana edad esta falta de voluntad y la negativa me han puesto en conflicto, como a tantos otros, con esa realidad. Y nuestro entendimiento está creciendo junto con nuestra furia.

Somos los “niños perdidos” enojados y decepcionados por las falsas promesas, la “juventud incontrolable” insatisfecha con el futuro miserable que se nos ofrece, los “componentes inútiles” que rechazan o son excluidos de todas las formas de esclavitud asalariada, o los “elementos perturbadores” que luchan para destruirlo desde dentro, la “minoría de alborotadores” dentro de las estructuras de obediente-jerárquica-racista-patriarcal normalidad, los “alborotadores encapuchados” dentro de la rebelión constante contra todo eso y más. Somos tus hijos, y los de tu sociedad. Y es tiempo hoy para los componentes de esa sociedad de decidir si van a ser la mano tratando de detenernos, o la mano iluminando su propia conspiración para la auto-determinación.

Hoy estamos aquí. Hoy lanzamos nuestra rabia y anarquía en contra de la condición que este orden nos prescribe: un contrato indefinido a encerrarse en la jaula de la vida moderna, de la humillante rutina, retraídos en una silenciosa desesperación a pesar de todas las distracciones, lanzados a una soledad inexplicable, a un exilio interior de los más grandes valores, divorciados de cualquier conexión con la Tierra, usando productos que se usan y se desechan.

Cada día, estén seguros de que estamos enfrentados en constante batalla, ya que cada individuo debe esforzarse por hacer su propio camino y por llevar a cabo las decisiones en contra del flujo de la conformidad y la sumisión que nos exigen los carceleros de la vida diaria – si la revolución no está aquí, realmente no está en ninguna parte. Vamos a vivir vidas orgullosas de rebelión y compasión, recuperación y antagonismo, poesía y fuego.

Así, en medio de esta guerra incesante que subyace todo en este mundo – yo reconozco con un corazón alegre y agradecido a todos los que alguna vez han estado a mi lado, con los rebeldes dondequiera y quienquiera que estén en contra de la violencia encubierta que es la pasividad, la violencia disfrazada en el ocultamiento de hostilidades y tensiones en torno a nosotros, que urgen para hacerse realidad. Esto es para aquellos que toman decisiones que de diversas maneras se salen de la línea cuando todo en la cultura dominante aconseja silencio, convenciéndonos de su fuerza y alimentándonos de susurros envenenados de nuestra propia impotencia e insignificancia.

Y, por supuesto, mientras el choque continúa y se intensifica con el creciente reconocimiento de que todo lo que deseamos está más allá de la ruina de su imperio, el enemigo va a llevar a cabo represalias contra los individuos a través de todos los métodos viles en su libro: propaganda para tergiversar nuestras pasiones y objetivos; la leal “oposición” de los partidos políticos y los sindicatos presentados como el camino democráticamente aceptable por el que nosotros deberíamos modificar nuestras “extremas” expresiones; la vigilancia, la infiltración y la invasión de nuestros grupos de amistad y de los espacios; la detención, el interrogatorio y el encarcelamiento de nuestros compañeros en guerra.

No olvidamos, y no perdonamos.

Suficiente silencio.
Que la acción reemplace las lágrimas.

por la solidaridad y la autoorganización,

HuwBadger’ Norfolk

sólo otro fugitivo.

Fuente: http://325.nostate.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.