B$. A$.: Manifestacion en el Consulado Chileno en solidaridad con compañerxs implicadxs en el Caso Bombas y con Tortuga (Fotos)

El pasado lunes por el mediodía, mientras en Santiago se desarrollaba el inicio del juicio a lxs 5 acusadxs en el marco del mediaticamente denominado "Caso Bombas", un grupo de compañerxs anarquistas nos hemos acercado hasta el consulado chileno en Buenos Aires, con la intención de solidarizar y apoyar a lxs compañerxs, así como al guerrero Luciano Pitronello, recientemente recluido en prisión preventiva.
La actividad consistió en cortes de calle, pegatinas, pintadas en el consulado y en diversas estructuras capitalistas y mucho ruido, y se desarrollo sin inconveniente alguno.
Un saludo cargado de fuerza y coraje para lxs compañerxs enjuiciadxs, y para lxs presxs que mantienen la dignidad en cualquier parte del mundo.


NINGUN HERMANX ENJAULADX!
FUERZA COMPAÑERO TORTUGA!


Algunxs Anarquistas

Una respuesta a “B$. A$.: Manifestacion en el Consulado Chileno en solidaridad con compañerxs implicadxs en el Caso Bombas y con Tortuga (Fotos)

  1. Texto solidario con Rami Sirianos por parte de CCF y T.Mavropoulos (Grecia)

    El 2 de diciembre lxs compañerxs de la Conspiración de Células del Fuego y Theofilos Mavropoulos sacaron una carta en solidaridad con Rami Sirianos, el juicio de cual se iniciará el lunes que viene, 5 de diciembre.

    De rechazo del trabajo al rechazo de vuestro mundo

    “…odio al monótono, repetido sonido del despertador que pone en marcha el cuerpo, sin que la mente lo quiere. Odio al chantaje que, contrariamente a lo que deseo, me convierte en un engranaje más de la maquina de producción y consumo de vuestra civilización. Odio la sensación de ver a mi propio reflejo en la ventana del autobús por la mañana y cuando algunas veces puedo distinguir en mi propia mirada una apatía que está considerada como un ingrediente necesario para el proceso de la esclavitud asalariada. Odio a todas esas miradas que junto a mi propia completan a ese horrible imagen de la sumisión completa y de la perpetua capitulación. Odio a esos falsos “buenos días” que estamos intercambiando sin vida y a esas torceduras de labios que nos forzamos para que se parecieran a una sonrisa. Odio a la rutina cotidiana y más todavía odio a aquellos momentos en que estoy llegando al punto que todo eso ya ni me molesta tanto. Odio a mi “jefe”, aunque sería uno de esos “buenos”. Odio también a mis “colegas del trabajo” porque, por alguna razón, en las relaciones que tenemos puedo intuir un invisible antagonismo por, cualquier sea, favor del “jefe”. Odio a los “clientes malos” que, de un modo grosero, me están fastidiando ya desde muy temprano por un montón de razones de mierda. Odio a los “buenos clientes” que están confirmando a sí mismos su “superioridad” dejándome, como limosna-propina, las moneditas de cambio. Odio a la opinión común que ve todo eso como algo lógico, mientras que yo estoy sintiendo que vivo perdido en un “mal viaje”. Odio a la cárcel en que vivo, en que me muevo, consumo, respiro, existo. Odiaré a mi mismo si no voy a hacer algo contra todo eso. Puede ser que no sé como describir a ese sistema con unos términos económicos y universitarios, pero sé totalmente lo que me manda mi consciencia y mi alma, sé cuál debe que ser mi posición en eso.
    Posición de ataque.

    Me niego de ser un trozo más de vuestro sistema. Me niego de ser uno más de la opinión pública de vuestra sociedad. Rechazo a la civilización que se cola por todos lados como si estuviera algo que se entiende por sí mismo. Rechazo a las ideologías anticuadas y percepciones desarmadas que están reduciendo lo todo a unas estadísticas económicas y papeles de clase. Las cosas más importantes en la vida tal vez son las más fáciles de percibir. Rechazo a vuestro rebaño y paso al otro lado de la orilla con un sólo objetivo: de trasformar a esa negación y ese odio en actos, el objetivo de los cuales sois vosotros. Con el objetivo siendo la destrucción total del vuestro sistema y sus vasallajes. Yo sé que no voy a ganar a esa guerra, pero no me importa. Porque mi deseo de luchar me hace sentir, por primera vez en mi vida, tan libre. Sé también que no estoy solo. En esta orilla había encontrado otra gente más, compañeros en el ataque. Individualidades salvajes que colectivizan a su rabia. Y golpean con odio. Y golpean con alma. Caen heridos para luego levantarse de nuevo,a una altura más por encima de cada de esas escorias con trajes de vuestro mundo. Combatimos por la anarquía y el caos. No estoy intentando de convencerte para que me sigues. Esta decisión no precisa tanto los argumentos de otros, más bien tienes que escuchar, por primera vez con oídos abiertos, a tu propia voz. Y quizás una vez nos vamos a encontrar detrás de las ardientes barricadas en el corazón de esa metrópolis, ahí dónde llevaremos a cabo nuestros propios actos de guerra, con odio pero también con todo una placer…”

    La esclavitud asalariada y su vivencia ofrecen más que bastantes razones para rechazar a ese sistema en su totalidad. Las expropiaciones, los sabotajes, las ejecuciones políticas, los incendios, los ataques con bombas, nuestros molotovs y piedras en marchas combativas, como también la difusión de nuestro discurso y punto de vista son partes de nuestra propia cultura. Son partes de nuestra propia revolución individualista, la que vivimos aquí y ahora. Puede ser que sus juzgados tienen a todas esas cosas separadas según artículos y leyes, puede ser que castigan por ellas diferentemente, de acuerdo con su propia lógica del sistema, pero nosotros lo vemos de otra manera. Todas esas opciones del ataque son indivisibles y forman parte de nuestra polimorfa lucha por la destrucción total de la civilización autoritaria. El hecho que sus juzgados nos condenan, nos deja indiferentes. Hemos tomado nuestra decisión, la defenderemos y con cabeza en alto recibiremos a cualquiera de sus vengativas sentencias.

    La solidaridad entre nosotros no es simplemente una obligación más o unas fáciles palabras escritos sólo porque sí. Es la esencia de nuestros valores y de nuestra ética revolucionaria. Es nuestra propia percepción del compañerismo.

    No olvidamos, no perdonamos.

    Estamos a lado del anarquista revolucionario Rami Sirianos a la vista de su juicio que empezará el 5 de diciembre. Estamos a su lado por la postura orgullosa que mantuvo en su caso, tanto como por su siempre combativa y ofensiva postura dentro de los muros. Estamos a su lado porque sigue siendo insumiso y desobediente, sin que le importa el costo. Los castigos disciplinarios y aislamientos no son suficiente para reducir el grado de su dignidad.

    SOLIDARIDAD CON RAMI SIRIANOS

    VIVA LA FEDERACIÓN ANARQUISTA INFORMAL / FRENTE REVOLUCIONARIO INTERNACIONAL

    HEMOS DECLARADO LA GUERRA A VUESTRA CIVILIZACIÓN, GUERRA HASTA EL FIN

    Ls miembros de O.R.CCF y el compañero Theofilos Mavropoulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.