El sonido de la explosión Nº3

Primero que todo, un saludo a todxs aquellxs quienes han recordado a Mauricio Morales con acciones de ataque cartas y análisis en su memoria.

El sonido de la explosión y este numero especial lo recuerda esta vez como el joven anarquista y antisocial viviendo en el centro social okupado mas antiguo de Santiago de Chile, el compañero que decía que Severino Di Giovanni estaba de moda y a quien se le veía pasar con su abrigo negro sin saludar a nadie. Quien cuando cantaba en su grupo de música Banda Bonnot entregaba panfletos con la letra de las canciones y explicando quienes fueron banda Bonnot (primer grupo de asaltantes anarquistas que ocuparon el automóvil para realizar sus atracos, esto por los años 1910 en Francia.), aquel flaco atendiendo la biblioteca y preparando foros para informar sobre la situación de lxs presxs políticos, esmerado en lo que el llamo una guerra social a muerte.

Lo que escribimos es empírico, lo vimos y vivimos en lo que fue para nosotrxs los mejores años en aquel barrio. Todo esto hasta que paso lo que paso, llego la muerte y con ella el dolor y sufrimientos personales por parte de sus compañerxs y familiares, pero también allanamientos, cárcel, seguimientos mas descarados y ridículos , mas cárcel y posterior destrucción de los centros sociales okupados que estaban en la mira ase años por la policía y el estado.

Nos gustaría escribir mas sobre su vida cotidiana pero como repetimos , lo conocimos y muy poco, lo que iban a ser sus últimos meses de vida.

Sabemos que estudiaba y que era profesor, pero no nos interesa su vida intelectual y profesional, eso no nos hermana para nada. Nos interesa sus últimos pensamientos nihilistas, sus tremendas ganas por hacer algo que realmente dañe al enemigo como era atacar la escuela de gendarmería aquel 22 de mayo del 2009, nos interesa recordar esa biblioteca antiautoritaria que el atendía algunos días a la semana, nos interesa recordar esas okupaciones que sin miedo escribían, agitaban y gritaban a los cinco vientos que estaban en guerra declarada frontalmente contra el estado , el capital y cualquier forma de poder y autoridad.

Queda claro que después de ese día, muchxs dieron un paso al costado, muchxs se fueron a sus casas y escondieron sus cabezas en la tierra, pero también quedamos los que no necesariamente van a marchas o a las actividades solidarias o de entretenimiento, los que no participan en este mundillo anarquista o antiautoritario que se ha transformado en una sociedad mas de este espectáculo.

A todxs quienes se han decidido destruir esta vida de miserias y espectáculos.quienes realmente deciden pasar a la ofensiva, por que así lo han querido, solxs o con sus afines y no por un fetichismo barato y de moda por estos tiempos, el sonido de la explosión les manda el mas cómplice abrazo antiautoritario.

Contra la farándula anarquista
Contra el fetichismo revolucionario
Contra toda autoridad
Hasta pronto!!

DESCARGAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.