E$paña: Reflexiones sobre las detenciones de 5 anarquista en Carcelona

Reflexiones sobre las detenciones de 5 anarquistas en Barcelona

«Ciertamente que una cadena
invisible e ideal unía sus espíritus
soñadores de una luminosa paz y justicia;
y despertaron de su bellísimo sueño con las
esposas en las muñecas y amontonados
como fieras peligrosas entre los hierros
de esta jaula que los encierra.»

La anarquía ante los tribunales, Pietro Gori

A esta altura todxs lxs compañerxs estarán al tanto de la detención de lxs 5 anarquistas el pasado 13 de noviembre en Barcelona, lxs cuales fueron trasladados a Madrid donde pasaron 5 días en aislamiento e incomunicación acusadxs por delitos de terrorismo y también que 3 de ellxs (Gerardo, Yune y Valeria) están en libertad condicional y lxs otrxs (Francisco y Mónica) en prisión preventiva.

Las acusaciones

Lxs 5 están acusadas de pertenencia a «organización terrorista», estragos consumados y estragos en tentativa.

La Ley Antiterrorista española, la más dura de Europa, necesita para juzgar la existencia de una «organización» cuya simple existencia eleva desproporcionadamente las penas y por lo que la prensa y la acusación (policía y fiscalía) indican se han sacado de la manga la existencia de ésta, utilizando el nombre de una coordinación cualquiera (en este caso GAC, según la prensa) y atribuyéndole a ésta intenciones que nada tienen que ver con la de una coordinadora anarquista, recordándonos en todo momento al absurdo proceso del fiscal Marini conocido como «Montaje Marini» el cual se basaba también en la existencia de una sigla, ORAI, que no era nada más ni nada menos que la sigla de un título de un texto llamado «Nueva vuelta de tuerca del capitalismo» de Alfredo M. Bonanno. Pese a las sutiles diferencias y que en el caso de las recientes detenciones no sabemos mucho a causa del secreto de sumario de la causa porque la investigación sigue en pie, guardan muchas similitudes.

Los medios

Desde un primer momento la prensa ha tenido un papel inquisitorial. Quizás lo que más extrañó a algunxs fue el papel principal en esto del periódico El País, ya que su discurso desencajaba con el trato que este periódico da a otros temas no que pese a su tendencia (supuestamente no-fascista) se vea en parte superada. Pero no es de extrañar. Toda la prensa defiende unos intereses, los de la democracia y el Capital. Y que las noticias de este periódico, así como sus marcados acentos (sobre todo en el «origen extranjero» de todxs lxs detenidxs), nos sorprenda no es nada más que un toque de atención para todos y todas aquellxs que ingenuamente creían que en un momento dado la prensa del Capital «se puede utilizar a nuestro favor».

Las tácticas

Cuando hablamos de represión mediática y policial no nos referimos a que a veces la prensa actúa de manera «policial» o que la policía se aprovecha de su influencia en la prensa por medio de «exclusivas y primicias». Hablamos de eso, también, pero de una forma nada parcial, excepcional o aislada: la prensa apunta y la policía dispara, pero las armas no las carga el diablo sino la prensa y la policía al unísono. En estos días la expresión «cargar la tinta» ha cobrado mucho sentido.

Para esto no hay más que ver la continuación de las noticias que la prensa de todo el Estado viene dando en el último año y medio (hay un apunte parcial en el texto «Preparando el terreno» aparecido en el periódico anarquista Aversión número 8 -mayo 2013- [ver en web: http://vivalaanarquia.espivblogs.net/?p=15642]) y del que las detenciones del 13 de noviembre no son más que la cúspide. ¿O serán el principio?

Las finalidades

La intención del Poder es bastante evidente, por lo menos para lxs anarquistas más cercanas a las detenidas y detenidos: aterrorizar. Más allá de las acusaciones concretas, los seguimientos y las detenciones, la desproporción de los medios (policiales y mediáticos) no dejan lugar a dudas. Fuerzas especiales armadas hasta los dientes para detener a dos parejas que se encontraban durmiendo en la cama y otra chica que volvía en bicicleta a su casa; equipos TEDAX que buscaban explosivos y que no encontraron más que unas cerillas; una Brigada de Información que no sabía ni lo que buscaba, aunque cualquier cosa, desde unas gafas de sol hasta un cartel de la Mostra del Llibre Anarquista sirvieron de pruebas; decenas de antidisturbios cerrando la zona y controlando a las detenidas y detenidos. Luego, el trato mediático con imágenes de las detenciones difundidas desde primera hora, los rostros y nombres completos de lxs detenidxs (pese a que ni están condenadxs y algunxs ni siquiera estaban investigadxs), así como la sombra de la Audiencia Nacional y todo lo que ella representa (la distancia de lxs seres cercanxs y queridxs, prolongadas detenciones, historias de torturas en el imaginario colectivo, etcétera). En fin, crear una paralización e insolidaridad.

Pese a todo esto, desde un primer momento, compañerxs y amigxs de los y las detenidas no perdieron tiempo y de manera ejemplar, se organizaron para al menos dar una respuesta solidaria hacia las detenidas, que es lo que más fuerza y ánimos da en esos momentos tan duros de aislamiento. El saber que las de fuera no sucumben al chantaje y el miedo es la forma más dulce de soportar el aislamiento y el encierro.

Actualmente Cariñoso y Mónica están dentro. Según sabemos con ánimos y fuerza. Lo mismo lxs que están fuera, que pese a estar en la calle se enfrentan a duras acusaciones. Lo importante, para todos y todas, es mantener la calma. La represión no es algo que aparece y desaparece, que se manifiesta solamente cuando saca sus colmillos, sino que es algo que siempre está ahí. Es su sombra, su fantasma la que crea el miedo y no sólo su materialización. Esta situación pone en evidencia una cosa: la anarquía no es un juego. El Poder lo sabe. La posibilidad de autorganización más allá de las redes del Dominio y de la representación, la necesidad de subvertir los conceptos y las normas, con ideas y con prácticas, más allá de todas las fantasías que de un lado y otro de la barricada florecen, más allá de sobredimensionar las capacidades tanto nuestras como suyas.

Hay una cosa que es real y es que dos compañerxs están dentro, otrxs tres en condicional con restricciones varias. Eso hay que tenerlo en cuenta y es serio, pero más importante es asumir que la acusación de terrorismo pende sobre todas nuestras cabezas. Cualquier forma de disidencia, cualquier acto que desafíe o subvierta la paz social se enfrenta a esta acusación, la brujería del siglo XXI. No olvidemos lo que el escritor irlandés George Bernard Shaw decía hace unos cien años: «Mientras existan las cárceles poco importa quién está adentro y quién está afuera». Lo mismo sucede con la acusación de terrorismo, mientras alguien esté acusadx de ella, poco importa quien sea.

¡Solidaridad con las represaliadas, en especia con las que se encuentran encerradas!

Barcelona, 21 de noviembre de 2013

Para escribir a las compas presas:

Francisco Javier Solar Domínguez
C.P MADRID IV, NAVALCARNERO
Ctra. N-V, km. 27.7, C. P: 28600.
Madrid

Mónica Andrea Caballero
C.P MADRID VII, ESTREMERA
Ctra. M-241 KM 5.750, C. P: 28595
Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.